Un mensaje para abrirse en 100 a√Īos

Su sola presencia, durante 22 a√Īos, genera respeto. Un alto gerrero pasto y un cofre con frailejones son el¬† Monumento al Milenio, ubicado en la v√≠a hacia la Reserva Ecol√≥gica El √Āngel, al sur del Carchi.

La pieza más importante de este complejo escultórico es una urna que se abrirá en el 2100. Para ello, simbólicamente se colocó la estatua del un guerrero pasto que cuida la fecha de apertura y los bienes patrimoniales depositados allí. Además, alrededor del cofre, hay 20 frailejones: uno por cada siglo, planta típica del páramo.  

Luego de 22 a√Īos de sellado el cofre, no hay el recuerdo preciso acerca de qu√© objetos guarda la urna de cemento. No se nos facilit√≥ las actas. Sin embargo se sabe que hay im√°genes, botones, documentos, hasta bebidas alcoh√≥licas de aquella sociedad angele√Īa del a√Īo 2000.

Antonio Ibarra, historiador del cant√≥n Espejo, dice que el mensaje del Monumento al Milenio es entregar un mensaje de cuidar el P√°ramo de El √Āngel¬† ya que de ah√≠ sale el agua que necesita la provincia. Tulc√°n requiere 420 litros por segundo, Huaca 3 litros por segundo. Mont√ļfar 60 litros por segundo.¬† Mira, 41,57 metros c√ļbicos al mes, Bol√≠var 933 litros al d√≠a y Espejo, 76,26 litros por segundo.¬†

El riesgo es real. Por ejemplo, en Tulc√°n, el verano del 2021 fue apocal√≠ptico ya que se anunci√≥ que el r√≠o Chico, fuente de captaci√≥n principal de la ciudad y que nace del P√°ramo de El √Āngel, se agot√≥.

Dami√°n Ponce, administrador de la Reserva Ecol√≥gica El √Āngel, indica que las causas para la sequ√≠a de caudales son incendios, sembrar pasto u otros productos en la frontera agr√≠cola donde el ecosistema del frailej√≥n es fr√°gil, el efecto invernadero y las disputas por los canales de riego y el aumento de m√°s usuarios.¬†

Francisco Fuentes fue el escultor que realizó esta escultura. Confiesa que le invade la nostalgia al saber que nadie de esta generación abrirá esa urna. Igual emoción compartieron quienes vieron sellar el cofre. Antonio Ibarra recuerda que hubo un sentimiento parecido al de un funeral porque nadie iba a ver la apertura del cofre en el 2100. Incluso se presentó la banda municipal. 

El ex alcalde de Espejo,  Lenin Carrera, cuenta que la razón porque se  construyó el monumento fue la desesperación por una juventud quemeimportista, una sociedad individualista y mercantilizada.

El Estado debe proteger las cuencas hidrogr√°ficas, humedales y otros recursos h√≠dricos superficiales y subterr√°neos. En ese sentido, desde hace 30 a√Īos, fecha en que se declar√≥ al p√°ramo de El √Āngel como parte del Sistema Nacional de √Āreas Protegidas, esta zona debe ser cuidada de incendios, uno de los factores de riesgo que m√°s da√Īo causan a las esponjas de agua. Seg√ļn la Unidad de Protecci√≥n del Medio Ambiente de la Polic√≠a, de los siete incendios que se dieron el a√Īo pasado, en 2022 se registraron tres. Parte de ello se debe a las 18 charlas de prevenci√≥n de los delitos contra la naturaleza. Cabe se√Īalar que las sanciones por da√Īos ambientales pueden llegar al pago de tres mil d√≥lares o prisi√≥n de m√°s de tres a√Īos.

Dami√°n Ponce, administrador de la Reserva ecol√≥gica El √Āngel,¬† manifiesta que son 15 microcuencas¬† de donde sale el 90% de agua para la provincia, las cuales proveen 5 340 litros por segundo.¬†

‚ÄúSer√≠a interesante conocer las memorias y recuerdos que guardan el cofre para aprender m√°s de nuestras ra√≠ces.¬† Hay que respetar y abrirlo en 2100 y es una suerte para las personas que puedan verlo. Ellas disfrutar√°n, se asombrar√°n o cuestionar√°n los secretos y memorias‚ÄĚ, dice Any Gonz√°lez, joven de este cant√≥n que siente la responsabilidad de cuidar la Reserva.


Lo que m√°s me gusta de mi cantado es...

Tulc√°n, 2 de junio de 2022
Redacción Vínculo

La entonaci√≥n carchense es conocida en Ecuador pero ¬Ņc√≥mo vincula a la gente y qu√© prejuicios existen?

Cristina Cevallos, oriunda de la provincia de Manab√≠, vive en Tulc√°n desde hace 11 a√Īos.
Víctor Melo, dramaturgo, celebra el cantado carchense y lamenta cuando las personas lo ocultan. 

Ese sentimiento satisfactorio de decir en el Carchi: oohhh velo!! Ve, caballo,  tiene mucha tela qué cortar:

Es una manera de mostrarse, un abrazo con las palabras y un hecho afectivo para el antropólogo Ramiro Cabrera.

‚ÄúPor ejemplo: si√©ntese un ratico, t√≥mese un cafesito con unas torillitas de tiesto que ahoritita estoy haciendo, despuesito se va‚ÄĚ, son abrazos con las palabras que nos remiten a nuestro territorio¬† y la manera de reconocernos.

La entonaci√≥n carchense¬† florece donde nos sentimos a gusto pero con el tiempo puede que cambie, se√Īala. ‚ÄúEn¬† la juventud encontramos el voseo y, en otros c√≠rculos m√°s formales, usamos el usted.

Cristina Cevallos es manaba y vive aqu√≠ 11 a√Īos. Ella afirma que los carchenses tenemos nuestro ‚Äúpropio¬† idioma‚ÄĚ. ‚ÄúSus palabras tienen tal fuerza que influyen porque yo ya hablo como tulcane√Īa‚ÄĚ. A decir de esta migrante mantense, al relacionarse con la gente de Tulc√°n su identidad fue tan fuerte que provoc√≥ aquello y que termine diciendo palabras como ‚Äúapur√°‚ÄĚ o¬† ‚Äúven√≠‚ÄĚ.

De todas las formas c√≥mo hablamos en el Carchi, ella dice que los diminutivos es lo que m√°s se le ha pegado, sin embargo ha tenido que consultar en algunas ocasiones si algunas palabras son ‚Äúbuenas‚ÄĚ o ‚Äúmalas‚ÄĚ o si se dicen en buen o mal plan como ‚Äúchiltero‚ÄĚ.

Víctor Melo, dramaturgo, dice que el cantado se lo escucha más en los mercados, con los vecinos y es un encuentro con el lenguaje  y una parte vital de la memoria.

‚ÄúEse lenguaje sale cuando somos. Es una afirmaci√≥n desde Lo Pasto‚ÄĚ.Para este artista esc√©nico, el cantado es nuestra afirmaci√≥n y lo m√°s bonito es cuando no se lo oculta.

‚ÄúSin embargo, no nos identificamos con ciertos humoristas porque hay un lado p√≠caro y uno bobo o que que no podemos adecuarnos a la modernidad. Ese viejo prejuicio del indio que va¬† a la ciudad y no sabe c√≥mo: es un humor f√°cil y se lo logra hiriendo al otro: mujer, ni√Īo, o un defecto f√≠sico‚ÄĚ.

La psic√≥loga Sof√≠a Ribadeneira, es tulcane√Īa pero reside y trabaja en Quito.

La ling√ľista Ileana Almeida dice que entender al otro siempre ha sido un problema. De eso se trata de interculturalidad: conocer o aceptar al otro en un plano de igualdad porque ninguna cultura es superior a otra.

‚ÄúCuando una sale de Tulc√°n sale con la defensa‚ÄĚ, dice Sof√≠a Ribadeneira, psic√≥loga cl√≠nica. Sin embargo, llegar a Quito y hallar gente que estaba dispuesta a escuchar o, que se le pegue el cantado, es una muestra de amor que se "vuelve rec√≠proca en el momento que una se deja ver, en el momento que se muestra", agrega.

Para el antrpólogo Ramiro Cabrera el cantado es una manera de mostrarse, un abrazo con las palabras.

El lenguaje hablado es el principal vinculo que hay entre pueblos y es un vínculo intercultural. Pero para Almeida el cantado carchense tiene una entonación difícil de reproducir y puede que sea un sustrato del quechua pero, aclara, es solo una hipótesis que sería difícil de probar por tantos siglos transcurridos. 

La ling√ľista Ileana Almeida aclara que el cantado carchense es una entonaci√≥n no un dialecto.¬†

Y acerca de la lengua pasto indica que ‚Äúno se puede hablar ni de lengua ni de dialecto pasto porque se extingui√≥, solo de rasgos fon√©ticos pero no creo que se pueda reconstruir. Se perdi√≥ para siempre‚ÄĚ.